Posicionamiento SEOUncategorized

“Es la Sandbox, idiota”

By febrero 5, 2015 No Comments

sandbox

Comenzamos parafraseando la frase que en su día pronunciara Bill Clinton (“Es la economía, idiota“), -y a que a día de hoy a pasado ha formar parte del acervo popular para referirnos a “lo que es esencial”-, para hablar hoy de Sandbox; un elemento esencial a tener en cuenta a la hora de posicionar nuevos dominios. Aunque no se trata de un asunto nuevo, en Dropalia nos parece interesante abordar este fenómeno por su especial recrudecimiento en los últimos tiempos, especialmente a partir de mayo de 2014. En esta publicación trataremos los siguientes 5 puntos con el objetivo de aportar nuestra experiencia particular y abrir el debate a todo aquel que esté interesado en aportar su personal punto de vista.

1. ¿Qué es Sandbox?

2. ¿Qué pruebas hay de que existe?

3. ¿Cuánto tiempo dura?

4. ¿Justicia o injusticia?

5. ¿Cómo puedo mitigar sus efectos?

1. ¿Qué es Sandbox?

La “teoría de la caja de arena” o Sandbox se utiliza para explicar por qué algunos dominios de nueva creación no obtienen buenas posiciones pese a haberse realizado un buen trabajo de SEO (tanto on page como off page).

Lo que les sucede a estos dominios es que Google los sitúa en una especie de “periodo de cuarentena” hasta que “prueban” estar libres de malas intenciones (spam). La opinión más asentada es que cuando se realiza una estrategia de link building sobre un dominio de reciente creación, Google lo pondrá en Sandbox salvo contadísimas exceptiones. Pese a ello, hay opiniones que defienden que es algo que le sucede a todos los dominios nuevos, tengan muchos enlaces entrantes o no. Es decir, que cualquier web que utilice un dominio nuevo tendrá que esperar semanas o meses antes de alcanzar buenas posiciones en los resultados de búsquedas. Independientemente de la opinión que sea más precisa, en este post trataremos el supuesto de que efectivamente se está haciendo trabajo de link building sobre ese dominio.

2. ¿Qué pruebas tengo de que existe?

Según está por lo general establecido, Sandbox se introdujo por primera vez en el año 2004, ya que antes no hay documentado ningún tipo de tiempo de espera de esta índole. Sin embargo, parece ser que a partir de mayo del año 2014 se ha producido un recrudecimiento de sus efectos. ¿Con que pruebas contamos para defender su existencia? A continuación exponemos nuestra experiencia particular con uno de nuestros clientes y, posteriormente, la experiencia de Kotton Grammer, un profesional del SEO estadounidense, cuya tesis también respalda esta teoría.

En primer lugar, ¿cuál es nuestra experiencia en Dropalia? La captura a continuación (obtenida de Semrush) refleja la evolución de uno de nuestros clientes de SEO (link building). El cliente, con un dominio de nueva creación, contrató nuestros servicios en el mes de julio. Como se puede observar agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre transcurrieron hasta que finalmente en enero se produjera la indexación de las palabras claves en las cuales estábamos trabajando y el espectacular aumento de tráfico estimado que se ve reflejado en la gráfica. El último punto registrado es el perteneciente al mes de febrero recién comenzado.

Dropalia-seo

¿Qué ingredientes de este caso nos hacen pensar que se trata de la Google Sandbox?

  • Fecha posterior a mayo 2014: muchos expertos coinciden que el efecto Sandbox se recrudeció a partir de esa fecha.
  • Dominio de nueva creación: nuestro cliente remodeló su página web y adquirió un nuevo dominio que reflejara mejor su marca actual.
  • Trabajo de link building: nuestro cliente recibió entre 4 y 5 enlaces entrantes mensualmente desde sitios webs de autoridad.
  • 6 meses: el tiempo que transcurrió hasta que nuestro cliente recogió de forma drástica los frutos del trabajo previamente realizado; curiosamente el tiempo que frecuentemente se estima que dura Sandbox.

¿Cómo respalda la experiencia de Kotton Grammer esta teoría? Traducimos íntegramente su caso: (cuya versión original en inglés podemos encontrar aquí).

 “Lleve a cabo algunas pruebas en junio de 2014. Decidí posicionar una palabra clave a nivel local en una ciudad grande. La palabra clave tenía una dificultad del 52% según MOZ. Fui capaz de alcanzar, desde la nada, el puesto número 1 dentro del área metropolitana en tan solo 27 días.  Meticulosamente documenté todos los links que había utilizado y el periodo de tiempo en los cuales los había colocado. Tras ello adquirí un nuevo dominio que nunca había sido utilizado con anterioridad. La palabra clave que decidí posicionar para este nuevo dominio tenía una dificultad del 32%, de lejos mucho menos competida que la anterior. Utilicé exactamente los mismos back links y los resultados resultaron bastante desesperanzadores, con el dominio incapaz de superar la 6ª página. En teoría debería haber sido capaz de alcanzar al menos la 2º página con el mismo método utilizado y con un 20% menos de dificultad. Todos los back links que utilicé en esta prueba tenían un DA de al menos 45 y un Trust Flow superior a 10. Decidí entonces añadir 20 nuevos enlaces a la web. Nada consiguió que superara la 6ª página. Tras ello adquirí un dominio expirado con un pequeño DA de 15 y dos años de antigüedad. Utilicé el mismo lote de links y alcancé la primera posición para esa palabra clave con un 32% de dificultada. La otra web de reciente creación continúa anclada en la 6ª página. ¿Demuestra esto que la teoría de Sandbox es verdad?…nah. Pero debería definitivamente hacerte pensar.”

Más allá de estas evidencias, y a pesar de que Google nunca ha admitido o publicado oficialmente la existencia de Sandbox, Matt Cutts, jefe de la sección de webspam de Google, sí ha admitido, de forma oficiosa, que en ciertos nichos algunos webmasters “pueden experimentar una sensación parecida a una sandbox.” A partir de aquí, cada cual que piense lo que quiera.

3. ¿Cuánto tiempo dura Sandbox?

Como decíamos con anterioridad el periodo de 6 meses parece ser lo más habitual, aunque todo dependerá de lo competido del nicho en el que

9384728540_a0752b9eda_o

estemos intentando posicionar y de si Google ve un peligro particular de spam dentro de ese nicho o con esas palabras clave. Dependiendo de esas circunstancias el periodo puede acortarse a tan solo 1 o 3 meses, o extenderse a incluso a 12 meses.

La duración de Sandox es un problema que afecta a todos los profesionales del SEO. Muchos clientes son desconocedores este fenómeno y de primeras no entienden porque su web no experimenta ningún cambio durante varios meses de forma consecutiva. Del mismo modo, resulta poco gratificante para un webmaster ver como su trabajo no obtiene (en apariencia) ningún resultado.

En algunos casos, como en el caso que expusimos con anterioridad resulta muy claro. Nuestro cliente pasó de la nada absoluta a posicionarse en una 2º y una 4º posición a nivel nacional para palabras clave con miles de búsquedas mensuales. Sin embargo, no siempre debe presumirse que un dominio se encuentra en fase de Sandbox, hay que investigar caso por caso.

4. ¿Justicia o injusticia?

Google tiene, con Matt Cutts a la cabeza, una cruzada abierta contra el spam; de ese modo cuando pone en marcha la Sandbox lo hace con un pensamiento similar al siguiente:

“Si a todos los dominios nuevos con multitud de enlaces entrantes los ponemos un tiempo en espera antes de rankear, aquellos con intenciones de monetizar sus webs de forma exprés mediante estás técnicas black hat se cansaran de la espera y abandonarán sus intenciones. Mientras que aquellos que hacen white hat SEO continuarán trabajando en sus proyectos para obtener las recompensas una vez transcurrido el periodo de Sandbox”.

En consecuencia todos pagamos, justos por pecadores, pero se previene que “los chicos malos” hagan trampas. ¿Qué es lo que evita Google que hagan estos “chicos malos”? Evita que posicionen webs de la noche a la mañana con un batallón de enlaces para obtener grandes beneficios en “caladeros” de palabras clave con muchas búsquedas mensuales. Aquellos que llevan a cabo este tipo de proyectos saben que tarde o temprano recibirán una penalización por parte de Google, sin embargo si permanecen el tiempo suficiente pueden obtener muchos ingresos en poco tiempo, y esto es lo que Google quiere evitar a toda costa. Escapatorias y triquiñuelas siempre existen, tales como realizar una redirección 301 para pasar toda la fuerza a un nuevo dominio y salir de la Sandbox en tan solo un mes. Sin embargo, como ya dijimos, (casi) nada evitará que tarde o temprano Google acabe penalizando a este dominio nuevo. En resumen, Google pretende prevenir (sandboxear) antes que penalizar.

5. ¿Cómo puedo mitigar sus efectos?

No existe una solución única, mágica e infalible, solo podemos tratar de acortar, en la medida de lo posible, su duración. Si se trata de un nuevo dominio existe un gran número de posibilidades de que tenga que superar Sandbox. La única opción que existe para no partir completamente de cero y con la etiqueta colgada de ser un dominio nuevo (bajo sospecha para Google) es la adquisición de un dominio con antigüedad. Si aún no te has enterado, Rankingbull.com realiza subastas y ventas directas de dominios expirados y con métricas de calidad. Esta podría ser una solución que se adapte a nuestras necesidades, sin embargo, si nuestra única opción pasa por adquirir un nuevo dominio con el nombre de nuestra marca o razón social, estos son nuestros consejos para reducir en lo posible los efectos de Sandbox.

1) Actualiza tu página web constantemente.

El punto de partida es tener, al menos, una página principal y un par de categorías con un total de más de 1000 palabras. Sin embargo, esto es solo el comienzo, hay que actualizar el contenido de la página, -quizás a través de un blog-, de manera habitual y constante con contenido novedoso y de calidad. Es la mejor forma de mostrarle a Google que nuestros propósitos son de fiar.

2) Link building de calidad.

En caso de que hayamos contratado un servicio de link building, no es nada recomendable comenzar enviando enlaces hacia nuestra web con anchor texts que utilicen palabras clave exactas con un gran volumen de búsquedas. Lo recomendable es comenzar utilizando bien anchor texts de palabras clave con un volumen de búsqueda más modesto o bien otros anchors que combinen el nombre de nuestra marca o url junto con palabras clave importantes.

Huye de las granjas de enlaces que tarde o temprano acarrearán una penalización. Construye tus enlaces entrantes de una forma consistente y natural. Estos enlaces necesitan estar rodeados de contenido novedoso, no duplicado y relevante. En este sentido, los enlaces desde prensa digital, -sitios web con mucha autoridad-, funcionan. A Google le gustan este tipo de enlaces ya que da por hecho que hay un equipo humano de redacción que revisa lo que se publica y a donde enlaza.

3) Comienza a generar tráfico desde el comienzo.

Envía tráfico hacia tu web de todas las formas que tengas a tu alcance. No parece muy natural que un dominio de nueva creación reciba más enlaces entrantes que visitas de personas humanas y Google se dará cuenta de ello. Una de las opciones es utilizar nuestros perfiles en redes sociales para popularizar nuestra nueva web. No se trata de algo sencillo, pero como siempre dependerá de nuestro talento, creatividad y sobretodo constancia.

Esperamos que este resumen acerca de Sandbox os haya servido para comprender mejor en que consiste y que os pueda ser de utilidad a la hora de abordar con éxito estrategias que mitiguen sus efectos. Si tienes alguna duda acerca de cualquiera de los puntos de esta publicación, en Dropalia estaremos felices de escucharte, atenderte y asesorarte en todo momento.

15373991563_1876d072b6_o

¿Alguna duda? LLámanos !!